Lunes 26 de agosto del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2009-04-24 a horas: 14:42:24

Quiere dividir al MAS, pero en los hechos posibilita una necesaria depuración en el partido gobernante

La renuncia de Román Loayza libera a Evo de una corriente indolente y prebendal

Wilson García Mérida

(Datos & Análisis).- El ajayu de Lidia Limachi, una madre indígena aymara, integrante del Foro Cultural de Cochabamba que fue agredida junto a su niño por Román Loayza en el Intiwatana del 2006, está ayudando a que el partido de Evo Morales comience a depurar sus tendencias autoritarias y corruptas, que son el enemigo intestino del MAS en estos momentos cruciales para el proceso de cambio. El autor de esta nota ofrece su testimonio demostrando que el MAS, libre de personajes tan sórdidos como Román Loayza y Alex Contreras, avanzará mejor en su lucha por los pobres de Bolivia.

Wilson García Mérida

Es periodista. Reside en Cochabamba.

Contactos con el autor
close

Contacto con Wilson García Mérida




14 * 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Por fin sucede algo bueno en el Movimiento al Socialismo (MAS). Sus filas comienzan a depurarse de aquellas corrientes indolentes que abrieron las puertas de este partido a infiltraciones perversas y corruptas en desmedro de la limpidez del actual proceso de cambio. La renuncia de Román Loayza es una señal de que esa necesaria depuración en el seno del masismo está en marcha.

Loayza anunció este jueves, desde La Paz, su alejamiento definitivo del MAS, en una conferencia de prensa donde confesó que a partir de ahora trabajará para dividir y debilitar al partido de Evo Morales, azuzando resentimientos nada menos que en el territorio de la "media luna" separatista: "Señaló que junto a los dirigentes de los sectores sociales emprendió desde hace una semana un trabajo de largo aliento en los departamentos de Beni, Pando y Santa Cruz, donde sostuvo reuniones con las organizaciones campesinas del oriente" informó la Agencia de Noticias Fides. Según ANF, el burócrata campesino develó asimismo su intención de constituirse en "rival electoral" de Evo, formando su propio partido con miras a las elecciones de diciembre.

El argumento que esgrime Loayza para justificar este primer movimiento fraccionalista dentro del MAS es su desacuerdo con los "entornos neoliberales" que estarían alrededor de Evo Morales, y acusa obsesivamente a Juan Ramón Quintana, el Ministro de la Presidencia, como una "mala influencia" para Evo. En los hechos, Román Loayza es el perro de caza de Alex Contreras, el ex Vocero Presidencial, que fue desplazado por Quintana(1) en el entorno íntimo del presidente Morales.

La verdad es que con la expulsión de Alex Contreras del Palacio Quemado en abril del 2008, en medio de un escandalete sexual que le llevó a Evo Morales pedir a su ex vocero retorne al Gobierno "cuando se canse de divertirse", Román Loayza y otros militantes del MAS obsecuentes con Contreras perdieron sus privilegios y redujeron su capacidad de traficar influencias en el Palacio. Loayza pretendía detentar una cuota de "avales" para acomodar a sus parientes y amistades en la administración pública, pero sin Contreras en el Palacio para saciar esos apetitos de poder sin límites y de riqueza mal habida, el dirigente campesino se quedó sin mesa ni mantel.

El 11 de septiembre del 2008, cuando el prefecto de Pando Leopoldo Fernández intentó encender un foco de guerra civil atacando a organizaciones campesinas afines al Gobierno, Alex Contreras se sumó a esa escalada golpista con el único fin de defenestrar al ministro Quintana, promoviendo la suspensión de emisiones del Canal 7 de la Televisión Boliviana con una huelga para impedir la posesión de la nueva gerente de esa estación estatal, Leyla Cortez, y forzar la permanencia de su hombre leal en ese cargo, Irguen Pastén, quien fue destituido por el ministro Quintana (máxima autoridad ejecutiva en el sector) al evidenciarse un acto de corrupción por la compra de equipos con sobreprecios. El plan de Contreras era precipitar el fracaso de Quintana en las acciones gubernamentales para sofocar el golpe cívico-prefectural de Leopoldo Fernández(2), silenciando el estratégico Canal 7. En tan sórdida jugada, Román Loayza era el aliado favorito del ex Vocero Presidencial. Ese fue el momento en que Evo Morales comenzó a marcar una mayor distancia ante Contreras y Loayza.

Román Loayza, al igual que su mentor Contreras, es un avezado impostor que pretende erigirse en representante de los pueblos indígenas con una demagogia hipócrita en extremo. A los hechos nos remitimos.

Román Loayza y el ajayu de Lidia Limachi

La madrugada del 21 de junio del 2006, integrantes del Foro Cultural de Cochabamba ascendimos a la colina de Incarracay para celebrar el advenimiento del Intiwatana (solsticio de invierno) con el lanzamiento de un Manifiesto Fundacional dirigido a los trabajadores del arte y la cultura, sumándonos al proceso de cambio como militantes de la Sociedad Civil. Se encontraban rodeando el altar del ritual varios miembros del MAS, encabezados por Román Loayza, quienes nos impidieron realizar ese acto exigiéndonos una autorización "del Partido" que debíamos solicitar ante el propio Loayza. Le formulamos la solicitud pero Loayza nos la rechazó acusándonos de "k'aras neoliberales".

No obstante que Román Loayza había prohibido que el Foro Cultural pudiera usar aquel espacio público para manifestar nuestra adhesión al proceso de cambio, decidimos lanzar el Manifiesto Fundacional a pesar de la prohibición, distribuyendo los ejemplares impresos entre los asistentes. En ese momento Loayza se acercó a mi persona con inusitada agresividad y me tomó a empellones tratando de desalojarme de la colina. Me encontraba yo en compañía de mi esposa, Lidia Limachi García Mérida, y nuestro pequeño hijo menor de cuatro años. El energúmeno no respetó siquiera a esa madre indígena y su niño, que a riesgo de su propia seguridad física me protegieron impidiendo que caiga rodando por la colina cuando Loayza me empujó violentamente, mientras amedrentaba a Lidia. Quedé estupefacto, pues no entendía semejante trato de aquel dirigente campesino a quien, sin conocerlo antes personalmente, brindé mi solidaridad incondicional cuando Tuto Quiroga, el jefe derechista de Podemos, había amenazado con iniciarle un juicio penal en vísperas de las elecciones de diciembre del 2005. Escribí entonces un artículo titulado "En defensa de Román Loayza"(3) que se publicó en una plana íntegra del diario La Voz y fue difundida por varios medios electrónicos, entre ellos Bolpress. Vaya reciprocidad de su parte.

La agresión de Loayza a mi familia se produjo ante la multitud devota del Intiwatana y provocó indignadas protestas entre los miembros del Foro Cultural como el profesor Jaime Rojas, presidente de IBART, y Ramiro Saravia de la Red Tinku Juvenil. El periodista Michel Zelada, editor cultural de Los Tiempos, reflejó el incidente a través de una crónica también publicada por Bolpress(4). "Lo que es más grave", decía la nota de prensa, "el señor Loayza y sus partidarios dispensaron agresiones verbales y maltratos a una madre de familia de origen aymara que se encontraba en el lugar junto con un niño menor de cuatro años y que apoyaba las actividades del Foro Cultural".

Lidia era nieta de una Mamatajlla (sacerdotisa) e hija del Jilacata (gobernador originario) de la comunidad aymara-puquina de Chucarazo en la provincia Saucarí de Oruro, fronteriza con Chile. Llegó a Cochabamba como migrante indígena con la esperanza de hallar un "mejor vivir" en mi ciudad. En aquel triste Intiwatana del 2006, no le había dolido tanto la agresión física que sufrimos en manos de Román Loayza como la manera en aquel sujeto se había "apropiado" de la celebración ancestral "donando" ostentosamente la llama sacrificial y usurpando la autoridad del yatiri (el sacerdote oficial). Ante semejante profanación, mi esposa profetizó: "a este hombre la divinidad le va castigar" (Lidia no hablaba de Dios, sino de "La Divinidad"). Dicho y hecho, a los pocos meses, el asambleísta Román Loayza cayó de una alta tarima en el Teatro Mariscal de Sucre, rompiéndose la testa. Pero ni esa señal de la Pachamama humanizó al estalinista.

No tardé en comprender que detrás de la truculenta conducta de Román Loayza se hallaba la mano negra de Alex Contreras, un ex subalterno mío en Los Tiempos que no me perdona haber dado curso en El Juguete Rabioso a las denuncias que Walter Gonzáles efectuó en el 2002 por su gestión corrupta al mando del Sindicato de Trabajadores de la Prensa de Cochabamba.

Contreras confabuló para cerrarme todas las puertas del MAS, enquistándome con el propio Evo Morales y articulando insidias y calumnias junto con Marco Carrillo, Iván Canelas, Oscar Olivera, Román Loayza, Carmen Peredo, Miriam Cadima y David Herrera, entre otros, sabiendo que la derecha empresarial me tenía en su lista negra como "rojo masista" desde que denuncié los afanes balcanizadores del embajador Goldberg. La conjura organizada por Contreras y ejecutada diligentemente por tipos como Loayza y Carrillo, o por mujeres tan soberbias e indolentes como Peredo y Cadima, vulneró mi derecho al trabajo y condenó a mi familia a una situación de miseria que derivó en el fallecimiento de mi esposa por una enfermedad endémica que portaba desde su pobre niñez, y que no pudimos conjurar por falta de recursos económicos.

Cuando los médicos le diagnosticaron el alto riesgo de su mal, toqué mil puertas y solo una se abrió con sincera solidaridad, la del Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, quien a riesgo incluso de perder la confianza de la partidocracia y del mismísimo Evo, envió desde La Paz a Cochabamba a la Dra. Carla Rossana Suárez, de la Unidad de Apoyo a la Gestión Social de la Presidencia, para que Lidia al menos tenga una atención digna en el Hospital Viedma. Mi esposa comprendió que el auxilio llegó tarde, intuyó su muerte al sentir un gran dolor en su corazón y pocas horas antes de fallecer me encomendó: "Si muero, dile a tu amigo Juan Ramón que mi ajayu (alma, espíritu) siempre lo va a acompañar por el buen camino".

Que así sea, mi princesita aymara. No hay temor alguno al nuevo partido de Román Loayza y su inmoral mentor Contreras.

Notas:

1. Alex Contreras renuncia a su cargo presionado por ministro Quintanahttp://www.elmundo.com.bo/Secundarianew.asp?edicion=02/04/2008&Tipo=Politica&Cod=7007

2. En plena crisis, TV estatal boliviana suspende transmisiónhttp://lta.reuters.com/article/domesticNews/idLTAN1133418820080911

3. En defensa de Román Loayza | Por Wilson García Méridawww.bolpress.com/art.php?Cod=2005120508

4. Loayza agredió a miembros del Foro Cultural en Incarrakaywww.bolpress.com/se.php?Cod=2006062309&PHPSESSID=da1d0df57b

Otros artículos de Wilson García Mérida

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 - 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 9

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014