Lunes 26 de agosto del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2008-09-12 a horas: 15:24:31

Un testimonio de cómo el grupículo de Alex Contreras se adueñó de Canal 7 y sabotea la política comunicacional del gobierno de Evo Morales

En defensa de Leila Cortez

Wilson García Mérida

(Datos & Análisis).- La suspensión de emisiones del canal estatal, la tarde del jueves, dejó desguarnecido al Gobierno en plena batalla. Su silenciamiento se produjo cuando el presidente Evo Morales tomó la trascendental decisión de expulsar del país al embajador norteamericano de la limpieza étnica, y mientras el federalismo desmembrador producía nueve muertos en Pando. El canal 7 fue saboteado por parte de un "sindicato" que pretende encubrir la corrupción de un funcionario leal al ex vocero presidencial Alex Contreras, oponiéndose a que el Ministerio de la Presidencia ejerza su tuición sobre este estratégico medio de comunicación designando una nueva Gerente.

Wilson García Mérida

Es periodista. Reside en Cochabamba.

Contactos con el autor
close

Contacto con Wilson García Mérida




15 - 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Conocí a Leila Cortez durante los preparativos de una investigación sobre la problemática del racismo en la actual coyuntura, proyecto que quedó truncado debido a juicios penales que me instauran miembros del "sindicato administrativo" de la Alcaldía de Cochabamba a consecuencia de mi trabajo como responsable del anulado Programa de Fomento a la Transparencia Municipal. Mientras tuve la oportunidad de mantener contacto con Leila Cortez, constaté la calidad ética y profesional de esta prestigiosa comunicadora que, con vasto rigor académico -como supervisora de proyectos en el Componente de Transversalización Indígena de la Presidencia de la República- realizó observaciones muy pertinentes a mi teoría del Estado Comunitario, extrapolándola a la del Estado Plurinacional. Sostengo que ambas teorías son complementarias; aunque en un sentido muy estricto: lo comunitario, que emerge de un desarrollo en dimensión "macro" de las mancomunidades (más allá de lo departamental) debe contener normativamente a lo plurinacional, que es la dimensión "micro" de las nacionalidades étnicas en acción. Ambas dimensiones, adecuadamente articuladas, devienen en la esfera "mega" (cuatro megaregiones autonómicas) que es el sustrato de mi planteamiento en la coyuntura. No tuve tiempo de convencer sobre la factibilidad de aquella propuesta a Leila Cortez, pues la imputación del fiscal Mario Chambi (quien en las épocas de Sánchez Berzaín intentó clausurar la Radio Soberanía de los cocaleros en el Chapare) requiriendo mi encarcelamiento para solaz de los "sindicalistas" municipales, me obligó a abandonar aquella investigación ante la urgencia de tramitar pruebas, buscar testigos y gestionar abogados para mi defensa.Aunque mi relación con la colega Cortez fue a distancia y muy efímera, no cabe duda que tuve el honor de intercambiar ideas con una profesional de la comunicación altamente capacitada en la defensa de los intereses indígenas, en un momento en que esos intereses, desde la perspectiva del emergente bloque histórico en pos de nuevas hegemonías, requieren la lucidez de periodistas y comunicadores realmente comprometidos con la Sociedad Civil y su potencia discursiva en democracia. Leila Cortez -que además fue durante cuatro años responsable del Programa de Comunicación del prestigioso Centro de Investigación y Promoción Campesina (CIPCA)- es uno de los pocos profesionales en el país que responde a ese perfil que tanto necesita el actual proceso.Por ello resulta injusto y prepotente, además de reaccionario, que representantes sindicales de los trabajadores de Canal 7 se opongan a la designación de Leila Cortez como nueva Gerente de este medio estatal, con el argumento falaz y cínico de que "no tiene ninguna experiencia profesional".

La mano negra de ContrerasDetrás del paro con suspensión de emisiones en el canal 7 durante la agitada jornada del 11 de septiembre, rechazando la designación de Leila Cortez, se halla indudablemente la mano del ex vocero presidencial Alex Contreras Baspineiro que todavía pretende mantener sus influencias en la televisión estatal a través de su leal operador Irguen Pasten, quien como Gerente del canal ha incurrido en ostensible irregularidad al adquirir equipos con espantosos sobreprecios. El gobierno denunció oficialmente que Pasten pagó más de 90.000 dólares por cada una de ocho cámaras cuyo precio real unitario no pasa de los 18.000 dólares.Juan Ramón Quintana, el Ministro de la Presidencia, ejerciendo como pocas veces la tuición que le confiere la Ley de Organización del Poder Ejecutivo en tanto cabeza del sector comunicacional, destituyó a Pastén y designó a Cortez, eliminando el último vestigio de control que Contreras mantenía en canal 7 a través del gerente destituido. La consecuencia de ese rutinario acto administrativo del ministro Quintana fue la suspensión de emisiones del canal estatal precisamente el día en que el gobierno enfrentaba su peor crisis política como efecto de la ola balcanizadora en ciernes.Irguen Pasten es el operador de Alex Contreras que desobedecía permanentemente las instrucciones de su inmediato superior, el ministro Quintana, y sus decisiones respondían exclusivamente a los lineamientos impuestos por Contreras desde su "exilio dorado" en Cochabamba.Cuando fungía como Vocero Presidencial, abusando de la confianza que le dispensaba Evo Morales como su amigo de varias décadas, Contreras Baspineiro se apropió de canal 7 en una especie de inaudita privatización, impidiendo que el Ministro de la Presidencia ejerza su tuición institucional sobre esta área administrativa del gobierno; e Irguen Pasten fue su principal ejecutor.La auditoría que ha instruido Quintana a la gestión de Pasten a propósito de los equipos adquiridos con sobreprecios, debería asimismo abarcar a la gestión de Contreras en la Vocería Presidencial, pues existen indicios preocupantes de que los recursos administrados en esa oficina habrían sido dilapidados en flagrante violación a la Ley Safco. Pero lo que no se podrá auditar ni cuantificar plenamente es el grave daño que Contreras y Pasten han infringido a la libertad de prensa y de expresión en el actual proceso, algo que como periodistas deberán responder algún día ante el gremio.Contreras y Pasten conculcaron y amordazaron sistemáticamente a sus propios colegas trabajadores del canal 7, como es el caso del equipo de reporteros en la regional de Cochabamba que reciben instrucciones "desde La Paz" para direccionar sus coberturas de manera sectaria o ser censurados en caso de no responder a esos lineamientos. Fui víctima propiciatoria de esta política dictatorial en Canal 7. Sin ir lejos, la mañana del mismo jueves 11 de septiembre, el presentador de noticias leyó mi reportaje sobre los antecedentes balcanizadores de Philip Goldberg, que publiqué en enero del 2007, omitiendo fuente y autoría y atribuyendo dolosamente aquella información investigada por Datos & Análisis nada menos que al embajador en Venezuela, Jorge Alvarado.Se sabe de fuente muy confiable que, durante la pelea que tuve contra los corruptos y nepóticos de la Alcaldía de Cochabamba, Irguen Pasten envió esta instrucción: "Cero cobertura a ese tal Wilson García Mérida". Alguna vez que los colegas de Canal 7 en Cochabamba tuvieron la osadía de entrevistarme durante mi gestión en la jefatura de Transparencia Municipal, Pasten amenazó con destituirlos si volvían a darme cámaras. Similar censura sufrí en abril del 2006, cuando agentes de la DEA a la cabeza del hijo policía de un diputado manfredista (NFR) intentaron involucrarme con el narcotráfico secuestrándome y torturándome. Canal 7 fue el único medio que no informó nada al respecto, mientras el sindicato de periodistas de Cochabamba, a la cabeza de Marco Carrillo (otro socio íntimo de Contreras), guardaba cómplice silencio.Esta manera de conculcar el derecho a la libre expresión desde el mismo ejercicio periodístico es típico de Alex Contreras. Recuerdo aquella vez que solicité a Irguen Pasten una entrevista a uno de los fundadores del Foro Cultural de Cochabamba, el artista y activista social Roger Aráoz del Grupo de Arte Willka, cuando, pese a que se nos concedió un espacio matinal de diez minutos, Contreras irrumpió desde La Paz interfiriendo en lo programado para realizar un interminable "análisis de coyuntura" que impidió la entrevista con Aráoz.

La crisis del sindicalismo y la corrupción"Declaramos que no permitiremos su presencia en nuestra casa, que con orgullo defenderemos", reza el pronunciamiento del sindicato de trabajadores de Canal 7 amenazando a Leila Cortez tras su posesión como Gerente de la estación gubernamental y exigiendo la "restitución" de Irguen Pasten en ese cargo, a nombre de "todos los trabajadores", cuando en los hechos esta movida es activada por un núcleo reducido que tiene el poder de amedrentar a sus demás compañeros. Aquel lenguaje intimidatorio y seudo radical es una muestra del grado de deterioro ideológico y moral al que ha llegado el sindicalismo boliviano durante varias décadas de una crisis que, en este proceso, no tiene visos de ser superada. Es un lenguaje que encubre actos de corrupción, busca preservar privilegios y mantener esquemas prebendales y sectarios, al margen de la Sociedad Civil."No permitiremos su presencia en nuestra casa". Me recuerda aquella vez que Oscar Olivera, otro amigo "leal" de Contreras y de su mentor Jorge Alvarado, irrumpió a principios del año 2002 en la Federación de Fabriles desconectando mi grabadora para impedir la entrevista que efectuaba con Evo Morales para "El Juguete Rabioso", en un piquete de huelga cuando ADN, el MIR, NFR y el MNR habían expulsado al diputado cocalero del Parlamento. "Fuera de mi casa", vociferó el supuesto dirigente obrero en el momento de conculcar mis derechos de periodista, como si la sede fabril fuese de su propiedad privada. No me dejé intimidar y pude concluir aquella entrevista con Evo, la cual nos dio una buena portada para "El Juguete..."."No permitiremos". Consabida frase de los sindicalistas prebendales. La misma con que el sindicato de "trabajadores administrativos" de la Alcaldía de Cochabamba -obligando a humildes trabajadores de base sumarse a la huelga en mi contra so pena de ser destituidos- impidió la ejecución del Programa de Fomento a la Transparencia Municipal (PFTM) que estuvo a mi cargo entre abril y agosto del 2007, y al que tuve que renunciar bajo amenaza de ser linchado por estos "sindicalistas" que no son más que un grupo de choque formando por inspectores de la Intendencia Municipal desde las épocas de Manfred Reyes Villa, actualmente dirigidos por el inefable "Rolo" Morales Zeballos, un ex diputado de NFR en La Paz que hoy es la "mano derecha" del alcalde Terceros.Este estilo sindical es corrupto y está anclado en el pasado neoliberal; facilitó que un ex paramilitar como Jaime Solares pueda trepar a la cúpula de la mismísima Central Obrera Boliviana (COB). Hoy hace falta enarbolar las banderas del sindicalismo revolucionario, restituir el contenido y la presencia de clase del real proletariado, diferenciándolo de la masa de funcionarios públicos que deben responder públicamente de sus actos cuando incurren en corrupción, y no usar seudo sindicatos ni el fuero sindical para encubrir esos actos, como vemos en el caso Pasten del canal 7. ¿Qué hace el Ministro de Trabajo para resolver este problema neurálgico del sindicalismo boliviano?No olvidemos que Contreras viene de esta misma escuela sindical corrompida. Tiene varias acusaciones por su gestión a la cabeza del Sindicato de Trabajadores de la Prensa de Cochabamba donde impuso algunos ardides para impedir su procesamiento, como la contratación de una empresa auditora externa controlada por él mismo, tal como hoy propone el sindicato del Canal 7 en forma paralela a la auditoría interna que se realizará a la gestión de Pasten.Alex Contreras es actualmente uno de los más peligrosos enemigos que tiene en su seno el proceso que encabeza el presidente Evo Morales. No contento con abusar de la confianza del Presidente, a quien arrancó muchas concesiones prebendales para introducir a todos sus hermanos en la administración pública, hoy conspira contra Evo desde dentro del propio MAS formando una corriente seudo "radical" junto con personajes como Jorge Alvarado, Marco Carrillo, Román Loayza y otros de ese nefasto entorno. Evo Morales ha dado una muestra de gran valor civil y liderazgo revolucionario expulsando al embajador Godberg de nuestro país, en muy buena hora. Pero esa voluntad libertaria quedará a medias y será nula si no hace algo para depurar su propio partido de aquellas corrientes neo-movimientistas, prebendales y reaccionarias como la que representa el grupículo de Contreras.........................................llactacracia@yahoo.com

Otros artículos de Wilson García Mérida

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



6 - 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 11

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014