Miercoles 18 de septiembre del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2008-06-12 a horas: 13:34:05

Ahora sí, Venezuela da un viraje de ejemplo democrático en Latinoamérica

Mis respetos, presidente Hugo Chávez

Wilson García Mérida

(Datos & Análisis).- El llamado a las FARC para liberar sin condición alguna a los rehenes de la guerrilla colombiana, en un acto de franca solidaridad con víctimas inocentes como Ingrid Betancourt, y la decisión de reformar una ley que obliga a los ciudadanos venezolanos a constituirse en informantes obligatorios de los organismos de contrainteligencia, es prueba inobjetable de que el presidente Hugo Chávez no perdió la sensibilidad política para entender los clamores de la Sociedad Civil en su país. Es de esperar que este ejemplo de liderazgo ético y autocrítico dentro la nueva realidad latinoamericana contribuya a dar un salto cualitativo en la lucha del pueblo de Bolivia contra la dominación del imperio norteamericano, enarbolando las banderas de la Transparencia y la Democracia Radical.

Wilson García Mérida

Es periodista. Reside en Cochabamba.

Contactos con el autor
close

Contacto con Wilson García Mérida




13 + 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

No fue el resultado adverso del Referéndum del 2 de diciembre del 2007 —cuando el gobierno de Hugo Chávez fue desautorizado por una mayoría (relativa, pero mayoría al fin) de la Sociedad Civil venezolana para reformar la Constitución bolivariana—, sino la forma ampliamente participativa, alegre, pacífica y transparente de aquel Referéndum, el primer indicio claro de que, el de Chávez, no era necesariamente un régimen neo-estalinista y autoritario como parecía mostrarse según los incendiarios discursos televisivos en cada domingo de “Aló Presidente”.

El estigma dictatorial, expansionista y beligerante con que los ojos del mundo observaban al gobernante venezolano debido a la fogosidad de sus discursos que le llevaron incluso a impasses diplomáticos como el suscitado con el Rey de España durante la Cumbre Iberoamericana de Santiago, no pudo despejarse durante su participación mediadora en el problema humanitario de los rehenes que se hallan bajo poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), cuando se planteó el intercambio de prisioneros entre ese grupo guerrillero y el poder civil democrático en un proceso de abismal desequilibrio jurídico y militar expresado en el drama de la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, quien agoniza en manos de las FARC cual instrumento de presión para la liberación de guerrilleros que se hallan en las cárceles del gobierno de Uribe como prisioneros de combate. Esa desigualdad jurídica y militar que victimiza injustamente a una indefensa madre de familia en despiadado cautiverio, determinó el fracaso de la gestión mediadora del presidente Chávez en el caso específico de Betancourt.

Los incidentes diplomáticos que rodearon a la invasión del Ejército colombiano en territorio del Ecuador para exterminar a la columna del segundo jefe de las FARC, Raúl Reyes, mostraban a un Hugo Chávez simpatizante de esta antigua guerrilla cuyo “talón de Aquiles” frente al Departamento de Estado y el Pentágono son sus crecientes vinculaciones con el narcotráfico y sus métodos inhumanos tan solo comparables con el paramilitarismo de la ultraderecha colombiana. Sin embargo, el fallecimiento por causas naturales del fundador y primer comandante de las FARC, Pedro Antonio Marín (“Manuel Marulanda, Tiro Fijo”) y el victorioso ascenso del líder negro Barak Obama en el sistema electoral norteamericano, fueron sin duda factores decisivos para que el presidente Chávez revise sus posiciones anteriores pidiendo con mucho énfasis que la guerrilla colombiana libere sin condición alguna a Ingrid Betancourt y a todos los rehenes que están en poder de las FARC, proclamando además que “la lucha armada para derrocar al imperialismo quedó en el pasado”.

Con tal viraje, Hugo Chávez se aleja del fantasma neo-estalinista que recorre en sus entornos y esa muestra de capacidad autocrítica le podría permitir al Presidente bolivariano consolidar un liderazgo democrático y pacifista como la más eficaz arma de lucha contra el capitalismo trasnacional decadente y belicista.

El vietnam de Bolivia

Hasta antes de su exhortación humanitaria ante las FARC, aquí en Bolivia los mensajes antiimperialistas de Chávez sonaban estridentes y eran decodificados por la ultraderecha separatista que combate al gobierno de Evo Morales en tanto mensajes de violencia y de sometimiento a los “dictámenes” de Caracas, como aquella vez que el Presidente de Venezuela advirtió que no permitiría el derrocamiento del gobernante indígena boliviano y proclamó la vietnamización de Bolivia posiblemente apoyando militarmente a nuestro país, de ser necesario.

En realidad, Hugo Chávez había dicho en su programa televisivo —a propósito de un homenaje al comandante Che Guevara— que cada uno de los países de la América Latina contemporánea donde el neoliberalismo va perdiendo terreno “son unos nuevos vietnams a su manera”, pero “vietnams de ideas”, “vietnams democráticos” en todo caso. Y si en Bolivia el separatismo oriental de la “media luna” imponía un golpe militar fascista, la respuesta popular tendría que ser “un Vietman de ametralladoras” para preservar a nuestro gobierno indigenista.

Esa defensa radical de la democracia boliviana fue interpretada por los oligarcas de este país como un osado acto de intervencionismo armado de Chávez en Bolivia, y ello dio lugar una sañuda campaña mediática que puso en serios aprietos al gobierno de Morales. Quizá si el presidente Hugo Chávez hubiese aclarado, al estilo del subcomandante Marcos, que sus ametralladoras son “armas que aspiran a ser innecesarias”, la ultraderecha boliviana no estaría pretendiendo apropiarse de las banderas de la Democracia como se apropió ya de las banderas de la Autonomía, más como efecto de ciertas posturas rencorosas, partidocráticas, intolerantes y “chavistas” del presidente Evo Morales, que de una supuesta vocación democrática de esta oligarquía separatista y delincuencial.

No obstante, aquel estigma guerrerista y polarizador del mandatario venezolano parece irse esfumando en la claridad de su viraje humanista y pacificador con respecto al problema colombiano, postura que ha sido reforzada anunciando que su gobierno y la bancada que le representa en la Asamblea Nacional Bolivariana derogarán un dispositivo en la Ley de Inteligencia y Contrainteligencia que obliga a los ciudadanos venezolanos ser informantes obligatorios de los organismos represores del Estado cuando hayan sospechas de sedición. Esa medida que obliga a todos los venezolanos a convertirse en soplones como en las épocas del estalinismo tras la Cortina de Hierro, constituye un retroceso democrático que la Sociedad Civil venezolana, una de las más sólidas de la región, no podía admitir. Chávez mostró el mérito de ser fiel a su Sociedad Civil admitiendo autocráticamente lo erróneo de aquella disposición.

Señales de transparencia

Por si fuera poco, a la honesta autocrítica que el Presidente bolivariano asumió respecto a su política externa redefiniendo sus relaciones con las FARC y respecto a su política interna desmontando dispositivos atentatorios contra las libertades ciudadanas, se añade la decisión del gobierno de Hugo Chávez de procesar y castigar a militares venezolanos que, corrompiéndose, cometieron el delito de vender armas del Ejército de Venezuela a la Guerrilla de Colombia.

Tal es el caso de un oficial venezolano detenido en territorio colombiano traficando armas destinadas a las FARC. Un comunicado de la Cancillería de Caracas aclaró que las actividades del militar corrupto son de responsabilidad estrictamente personal del imputado y de ninguna manera comprometen la institucionalidad castrense y democrática del Estado venezolano.

Esa muestra de transparencia admitiendo que en las propias filas de la revolución bolivariana pueden surgir hechos de corrupción, y que esos hechos no deben ser soslayados ni encubiertos bajo el ardid de “preservar el proceso”, debe ser imitada también en Bolivia; más aún considerando que Venezuela, en los marcos del ALBA, viene transfiriendo solidariamente al gobierno de La Paz recursos financieros mediante los famosos “petro-cheques venezolanos” que por hoy no ingresan al Tesoro General de la Nación ni son sujetos de control fiscal institucionalizado.

Existen indicios serios de que los “cheques venezolanos” vienen siendo utilizados en un marco de fomento a la corrupción en Bolivia, pues los mecanismos de fiscalización instituidos por el gobierno de Evo Morales sólo se activan para atacar a los enemigos políticos del régimen, encubriendo hechos anómalos en la propia administración pública que es controlada por el gobernante Movimiento al Socialismo (MAS).

El caso más flagrante de encubrimiento a la corrupción pública donde se vienen utilizando impunemente los petrodólares que envía el presidente Chávez se da en la ciudad de Cochabamba, cuyo gobierno municipal a la cabeza del alcalde Gonzalo Terceros —discípulo aventajado del actual prefecto Manfred Reyes Villa, con quien fundó la nefasta Nueva Fuerza Republicana (NFR)— ha cometido innumerables actos anómalos desde malversación de fondos y destrucción del patrimonio cultural, hasta nepotismo y matonaje sindical, los mismos que son encubiertos desde el órgano fiscalizador por el concejal invitado del MAS Gonzalo Lema (ex vocal mirista de la Corte Electoral durante el último régimen del fascista Banzer). Los cheques venezolanos son utilizados inorgánicamente en esta Alcaldía para suplir fondos desviados del Tesoro Municipal y permiten tramar informes falsos en relación a la ejecución de obras. Terceros y Lema, además, acaban de incorporar en la gestión maquillada de este municipio a enemigos declarados de Evo Morales y Hugo Chávez —ligados a Sánchez de Lozada (MNR) y Paz Zamora (MIR)— como son el ex viceministro de Educación Gustavo Rodríguez y el ex embajador en Francia Fernando Laredo.

Es de esperar que el gobierno venezolano, a partir de la renovada política del presidente Chávez, congele los fondos que son donados a una de las alcaldías más corruptas de Bolivia; y que el partido del presidente Morales también reconsidere su política de encubrimiento y poca transparencia respecto a sus propios entornos y aliados como el Alcalde eneferista y el Concejal banzerista.

Sólo entonces podremos decir que el proceso de cambio en nuestros países marcha por la doble vía de la Transparencia y la Democracia Radical, como fundamento ético-político de este proceso, y los libertarios latinoamericanos que propugnamos esta línea de honestidad en la gestión pública diremos al unísono: ¡Mis respetos, presidente Hugo Chávez!.…………………………llactacracia@yahoo.com

Otros artículos de Wilson García Mérida

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



7 + 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 10

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014