Lunes 22 de julio del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2008-03-14 a horas: 13:29:26

Tanatología crítica:

Nuestro exceso de muerte

Wilson García Mérida

(Datos & Análisis).- “Yo mismo no me siento muy bien últimamente”, decía un escritor amigo cuando puso en duda eso de que “nadie se muere en la víspera” y comentaba muertes ajenas tan sentidas como las suyas propias. Y es que hubo un tiempo en que morirse era un asunto de aprendizaje. Aprendiendo a morir, se aprendía a vivir. Aún regía la máxima de Da Vinci, según la cual “así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte”. Ya no es así.

Wilson García Mérida

Es periodista. Reside en Cochabamba.

Contactos con el autor
close

Contacto con Wilson García Mérida




10 - 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Hoy se muere porque hay que morir, sin respeto a la vida, ni a la muerte misma. Y es el Poder que mata, además de corromper. El fallecer en genocidio, el morir por desangramiento tras un asalto callejero, el perecer a la mitad de un viaje con boletos de negligencia, el perder la vida en un atentado cuidadosamente tramado, el irse al otro mundo en cumplimiento del deber… en fin, el morirse como si nada se ha convertido en el pan nuestro de cada día.

Morirse simplemente de viejo, como Fidel, dejar este mundo con resignación y en acuerdo de partes, es la forma minoritaria y menos noticiosa de morir en Bolivia. En este maravilloso país se muere a bala en asaltos baratos, destrozado por una carga de dinamita, perforado por un puñal trapero, desbarrancado al fondo de una carretera con sobreprecio, linchado por una narco-turba endemoniada, haciendo de la ruleta rusa un método de lucha… o no se muere. A la calidad de vida que detentamos hoy los bolivianos, corresponde una calidad de muerte con similares rasgos. Es patético, este exceso de muerte.

La muerte ya no es una vida vivida, ni la vida es una muerte que viene, como deseaba Borges. Hoy la muerte es una vida truncada a mansalva, y la vida es una muerte que no se va. Murió el Quinto Mandamiento de la Ley de Dios. Sí matarás. Así la muerte nos va ganando rauda, con la ventaja de que nos lleva toda una vida.

Ya tanta muerte fatiga. Su irrupción es algo que nunca jamás deberíamos temer; pues, parafraseando a Epicuro, mientras existimos ella no existe y cuando la muerte existe nosotros ya no existimos. Ahora coexistimos con la quimera, está a la vuelta de la esquina y es aterrante. Quedémonos en casa, salvo que esté agazapada bajo la cama, muerte de porquería.

Yo sólo atino a decir: que la vida me mate, no la muerte. Como Woody Allen, “no es que tenga miedo de morirme. Es tan solo que no quiero estar allí cuando suceda”.

………………….llactacracia@yahoo.comwww.llactacracia.org

Otros artículos de Wilson García Mérida

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 * 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 2

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014