Miercoles 18 de septiembre del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Cartas
Actualizado el 2008-02-29 a horas: 20:53:28

Carta abierta a los compañeros de Bolivisión sobre los sucesos de Epizana:

Cuando el periodismo vence sus mortales pruebas de fuego

Wilson García Mérida

(Datos & Análisis).- Compañeros: Tras conocer el testimonio de nuestros colegas Limbert Gutiérrez y Edson Jiménez —reportero y camarógrafo de Bolivisión—, sobre la heroica manera en que salvaron su vida escapando de aquellas hordas que lincharon a varios policías la mañana del pasado martes 26 de febrero en la localidad de Epizana, no sólo sentí un angustioso estremecimiento al constatar que el saldo de aquella tragedia pudo llenar titulares con la noticia de tres policías y dos periodistas muertos, sino también, paradójicamente, me embargó un sentimiento de dignidad y orgullo ante la convicción de que Limbert y Edson encarnaron en ese crucial instante toda la dimensión ética, humanitaria y profesional de este nuestro apasionante oficio.

Wilson García Mérida

Es periodista. Reside en Cochabamba.

Contactos con el autor
close

Contacto con Wilson García Mérida




10 - 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

No me cabe duda alguna de que los colegas Gutiérrez y Jiménez, quienes fueron los únicos comunicadores que estuvieron presentes durante el acto de linchamiento, se hallaron a un segundo y a un milímetro de sufrir la misma suerte de los policías. De hecho, Edson que filmó las escenas macabras y sufrió por ello la mayor golpiza que hoy lo mantiene postrado en un hospital, y Limbert que intentaba evitar que los tres uniformados sean tan cruelmente torturados invocando piedad para ellos ante la turba enfurecida, lograron huir de aquel cerco de muerte, malheridos, no por un casual milagro sino por una lucidez física y mental y por una ágil racionalidad que superando el pánico y el amedrentamiento les permitió contar el cuento.Quedará grabada para siempre en nuestra memoria la intrépida imagen de Limbert Gutiérrez rescatando la vagoneta de la televisora, que estuvo a punto de ser incendiada, para salvar el cuerpo casi agonizante de su camarógrafo que aguardaba en la carretera y salir del bloqueo en forma encubierta una vez que arrancó los logos y distintivos del vehículo. Proezas tales sólo son posibles cuando el periodista que las realiza es un verdadero periodista.JOVEN PERIODISMO COCHABAMBINOEl acto heroico y sacrificial de Limbert Gutiérrez y Edson Jiménez demuestra que en Cochabamba viene emergiendo una nueva generación de periodistas ejemplares y dignos que no usan esta profesión para acumular privilegios ni trabajar a la caza de prebendas codeándose confortablemente con los poderes establecidos, como aquellos que todavía los hay lamentablemente en nuestro gremio. Por el contrario estos jóvenes trabajadores de la información asumen su labor con una conciencia de servidores públicos leales a la sociedad civil, además con la singular virtud de una sabia y honesta humildad. Por ello me atrevo a asegurar que compañeros como Claudio Rojas de Univalle TV, Edwar Ayma de la Red Uno o Richard Pérez de Canal 2, lo mismo que muchas colegas reporteras que dignifican el rol de la mujer periodista en Cochabamba, habrían actuado en Epizana exactamente del mismo modo en que obraron Limbert Gutiérrez y Edson Jiménez.Entiendo que este episodio causó dolor profundo y justa indignación en el plantel de periodistas, técnicos y administradores de Bolivisión, que ha sufrido además la abusiva expropiación de la cámara y el video en el cual Edson grabó las trágicas imágenes. Nos habría acongojado peor si se llegaba a un irremediable desenlace con la muerte de nuestros colegas. Afortunadamente ambos son hoy los principales testigos oculares para esclarecer de manera rigurosa las circunstancias en que se produjeron los hechos del 26 de febrero, y es deber de todos los periodistas de Cochabamba intervenir y coadyuvar en la transparentación de las investigaciones; habida cuenta que somos agentes genuinos de la Transparencia en la Gestión Pública, sin prejuicios ni sometidos a intereses subalternos.LA HORA DE LA TRANSPARENCIANo faltarán voces que promuevan galardones para los dos periodistas de Bolivisión protagonistas de aquella conmovedora hazaña, a las que nos adherimos de antemano; pero no habrá mejor premio en homenaje a Limbert y Edson que el esclarecimiento pleno y definitivo de los hechos de Epizana, proceso en el cual los periodistas de Cochabamba deberíamos plantearnos una acción institucional y conjunta a través de nuestros gremios, cumpliendo los siguientes puntos:1. Exigir la devolución inmediata a Bolivisión de la cámara y el video que fueron confiscados en Epizana y que hoy se hallan en manos de la Fiscalía. La expropiación y encriptamiento de ese material con el argumento de que su difusión podría “interferir en las investigaciones” es ilegal y abiertamente atentatorio contra los preceptos constitucionales de la Libertad de Prensa. Los equipos y materiales que Bolivisión desplazó a Epizana con carácter de trabajo informativo fueron y son de interés colectivo, no privado, y por tanto no puede la Fiscalía apropiarse de esos bienes que pertenecen a la opinión pública.2. Instruir desde la Federación de la Prensa al vocero presidencial Alex Contreras y al constituyente Marco Carrillo, periodistas afiliados a nuestra entidad matriz, para que en tanto autoridades con investidura oficial realicen gestiones directas ante el Ministerio Público exigiendo la devolución de los equipos y materiales confiscados a Bolivisión.3. Conformar entre todos los gremios de la prensa un Comité de Seguimiento a las investigaciones oficiales de los sucesos de Epizana, con atribuciones irrestrictas para acceder a toda información generada en dicho proceso.En la medida en que los periodistas de Cochabamba avancemos en la ejecución de los tres puntos citados, la agresión letal que sufrieron nuestros colegas Gutiérrez y Jiménez no quedará como una simple anécdota y deberá convertirse en un hito necesario hacia los cambios históricos que clama nuestro país.NO A LOS PREJUICIOSY es que los sucesos de Epizana son el síntoma radical de una compleja crisis estructural que atraviesa el país en estos momentos axiales de cambio histórico. Es una delicada coyuntura donde se yuxtaponen e imbrican desde las más bajas pasiones hasta las más profundas reivindicaciones de justicia y bienestar, con una violenta cotidianidad marcada por la inseguridad y la delincuencialidad extremas que se agravan mediante la persistencia de conductas corruptas y despóticas en el ejercicio del poder.No es casual que cuando sucedían los linchamientos de Epizana, en Villa México una muchacha de 22 años que administraba un mingitorio público murió apuñalada a manos de un sujeto que se negó a pagar los 50 centavos por el uso de ese servicio; y a las pocas horas sucedió un nuevo linchamiento de presuntos delincuentes en Santiváñez donde otros periodistas fueron tomados como rehenes.La ola de linchamientos en las zonas suburbanas y rurales de Cochabamba no tiene precedentes históricos y las raíces de este fenómeno que se generaliza en todo el país no pueden ni deben ser exclusivamente atribuidas a la emergencia de un movimiento indígena que comienza a abrir sus propios canales de expresión y de toma de decisiones extremas, como nunca antes había sucedido en varios siglos de marginalidad y exclusión.Por la información que disponemos, los móviles que suscitan estos hechos están vinculados con demandas campesinas de seguridad jurídica ante la ola delictiva que en el caso de Epizana estaría relacionado inclusive con el narcotráfico; pero estos problemas deben ser resueltos democrática e institucionalmente y no deben ser usados como formas perversas en la lucha política.Los indígenas cochabambinos y bolivianos que hoy detentan la singular oportunidad histórica de ejercer desde el poder sus derechos ciudadanos secularmente conculcados, no son gente violenta ni linchadores por definición. Hay quienes están pervirtiendo esta sana emergencia desde núcleos muy reducidos y politizados que deben ser aislados y derrotados legal y democráticamente; y lo digo por experiencia propia. Cuando fui violentamente destituido de la Jefatura de Transparencia Municipal mediante una acción ilegal de sindicalistas corruptos que representan a los funcionarios de la Alcaldía de Cochabamba, se intentó agredirme físicamente e inclusive lincharme; pero jamás diré que mis potenciales linchadores eran todos los trabajadores municipales, sino simplemente un núcleo mafioso que los azuza y engaña desnaturalizando los verdaderos sentimientos de esa colectividad. Lo mismo sucede en las comunidades originarias donde ciertos liderazgos tienden al abuso depoder; lo cual no forma parte del auténtico pensamiento indígena. Como tampoco podemos atribuir al conjunto de los ciudadanos cruceños por los actos de barbarie fascista que comenten las huestes de la Unión Juvenil financiadas por los latifundistas-separatistas de esa región.Debemos frenar con la verdad y la transparencia esta ola violenta que nos está llevando a un suicidio colectivo de imprevisibles consecuencias históricas. Duele saber que los policías asesinados en Epizana, Willy Alberto Álvarez Cuevas, Eloy Vidal Yupanqui y Walter Carlos Ávila, fueron como la mayoría de sus camaradas de bajo rango, ciudadanos de origen aymara, tan indígenas como los quechuas que los lincharon.EXHORTACIÓN DE BUENA FEPor eso exhorto a mis colegas a no dejarnos llevar por prejuicios racistas y anti-campesinos a la hora de compulsar hechos como los de Epizana. No debemos incurrir en reduccionismos racistas para satanizar el ascenso democrático de un amplio sector de compatriotas hoy directamente representados por el primer Presidente Indígena de Bolivia, quien a mi juicio, a pesar de algún entorno perverso que influye en él, todavía representa el anhelo de reforma ética y moral que surge a gritos desde la sociedad civil.Es tan pertinente en ese marco la interpelación pública que ha efectuado nuestro propio colega Limbert Gutiérrez desde su lecho de convaleciente al vocero presidencial Alex Contreras, quien llegó al poder gracias su rol de periodista, para que esta autoridad influya en las altas esferas oficiales en pos de rectificar una política informativa y de relacionamiento con los periodistas y los medios de comunicación que es francamente perniciosa bajo la gestión de este vocero.Si Contreras toma la exhortación que de Limbert Gutiérrez con la recurrente indolencia y soberbia que vino caracterizando al vocero presidencial, éste debería renunciar a su cargo y no seguir causando mayores perjuicios al presidente Evo Morales en su cada vez más debilitada relación con la opinión pública que es multiétnica y con la sociedad civil que es pluricultural. (WGM).…………………………………………llactacracia@yahoo.com

Otros artículos de Wilson García Mérida

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 - 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 9

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014