Lunes 18 de noviembre del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2006-09-22 a horas: 18:25:16

Una propuesta cochabambina para romper la "media luna" de la Nación Camba

Cuatro Autonomías mega regionales

Wilson García Mérida

(Datos & Análisis).- Bolivia no podrá resistir la explosividad con que se configuró el mapa del país después del Referéndum Autonómico del 2 de julio. Los últimos acontecimientos suscitados desde la emergente "media luna" lo confirman cada vez con mayor contundencia desestabilizadora. Se debe corregir la tendencia divisionista y separatista de este proceso constituyente, retomando el sentido integrador de las Autonomías. La clave podrían ser cuatro Mega Regiones Autónomas.

Wilson García Mérida

Es periodista. Reside en Cochabamba.

Contactos con el autor
close

Contacto con Wilson García Mérida




14 * 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

En junio del año 2004 dimos cuenta de una propuesta elaborada por un equipo que encabezaba el diputado socialista René Jaldín, y del cual formamos parte con nuestro mayor entusiasmo propositivo. Se trataba de un planteamiento para desarrollar el régimen autonómico sin riesgos de división política ni odiosidades regionalistas.

La propuesta consistía en reconstituir el sistema departamentalizado, superándolo cualitativamente a través de una nueva forma de "mancomunidad inter-departamental" para dar surgimiento a cuatro nuevas unidades administrativas, una especie de jurisdicciones mega-regionales, desde donde se podría desatar un proceso autonómico sin los riesgos separatistas a los que el país está entrando después del 2 de julio.

Las cuatro mega-regiones tienen la virtud de integrar a determinados departamentos en base a criterios de mancomunidad administrativa, complementariedad territorial, solidaridad económica e interculturalidad política.

Por ejemplo, integrando los departamentos de La Paz y Pando se lograría crear una Mega Región andino-amazónica que, a partir de los yungas paceños hacia el norte, emprendería un polo de desarrollo en las fronteras selváticas con Perú y Brasil, que son hoy las zonas más abandonadas de Bolivia. La Paz vería con otros ojos las postergadas necesidades de Pando.

Los departamentos de Oruro, Cochabamba y Beni reúnen todas las condiciones objetivas y subjetivas para constituir otra gran Región integradora y autónoma, con la adicional virtud de que estos territorios que complementan altiplanos, valles y llanos, forman una perfecta ruta interoceánica para integrar las economías del Pacífico y del Atlántico mediante una pujante vinculación caminera, aérea, fluvial y ferroviaria.

Santa Cruz, el Departamento que abanderó la consigna autonómica, tendría un lugar preponderante en el nuevo régimen integrador, gobernándose a sí misma sin necesidad de mancomunarse con ningún otro Departamento merced a su vasta extensión territorial, conjurando para siempre la amenaza del "décimo Departamento", que pretende crearse en el Chaco cercenando innecesariamente territorio cruceño, entre otros.

Finalmente viene el Sur Autonómico con Potosí, Chuquisaca y Tarija. Esta cuarta Mega Región no necesita nada más que un Sí a la integración y un No al separatismo para ser uno de los polos mineros, agrícolas y gasíferos más importantes de Sudamérica.

Centralismo versus separatismo

Es de lamentar que el equipo que había reflexionado y elaborado esta propuesta no tuvo la capacidad política de introducirla en los debates que tuvieron curso durante las elecciones constituyentes y el referéndum. Se retrocedió ante la propuesta de Autonomías Departamentales que Santa Cruz impuso movilizadamente.

Las Autonomías Departamentales no ofrecían más que dos salidas:

1) La fragmentación del país en nueve autonomías con tendencias a la feudalización de la crisis, con el agravante de las presiones para crear nuevos departamentos a costa de atomizar más al país.

2) O la división del país en dos tendencias irreconciliables de oriente y occidente. Por un lado la Nación Camba articulando el "Sí" a la Autonomía Departamental entre los departamentos sometidos a su radio de influencia política e ideológica, es decir la "media luna". Y por el otro lado los valles y altiplanos andinos alineados bajo una consigna partidocrática, tan separatista y hegemonista como la otra.

Es la salida desintegradora la que se abrió en el Referéndum del 2 de julio. Desde entonces el mapa de Bolivia ya no es el mismo. El país se ha dividido entre los centralistas del nuevo régimen partidista que hicieron consigna del "No", y los separatistas de la vieja oligarquía cruceña que hicieron su bandera con el "Sí".

El "No" a la Autonomía Departamental se impuso cuantitativamente en los departamentos del occidente con casi un millón y medio de votos, habiéndose impuesto en 41 de las 70 circunscripciones territoriales del mapa electoral; mientras el "Sí" alcanzó no más de 635.258 votos en sólo 29 circunscripciones. Pero en los hechos hubo un triunfo político de quienes apostaban a la Autonomía Departamental como un medio para configurar en el mapa la temida "media luna" territorial donde Santa Cruz pretende ejercer una nueva hegemonía a partir del bloque conformado además por los departamentos de Beni, Pando y Tarija.

Hay un nuevo mapa oficial de Bolivia, dibujado por la votación del 2 de julio, donde el país está claramente dividido entre la "media luna" autonómica y un occidente persistentemente centralista en los hechos. En el fondo de esta desintegración subyacen los fundamentalismos de la partidocracia excluyente en el occidente y de la Nación Camba racista en el oriente.

Cambiar el mapa

Un angustiante incertidumbre reina entre los bolivianos ante la solución que podría dar la Asamblea Constituyente al conflicto autonómico surgido de las urnas, más aún cuando hay corrientes en la Asamblea que se niegan a otorgarle carácter vinculante al "Sí" que hizo posible la "media luna" en nuestro territorio.

Creemos que es momento de reflexionar propuestas alternativas y viables como son las cuatro mega regiones. Sin producir trauma alguno, la reconfiguración del mapa de Bolivia en un sentido unitario y autonomista a la vez, podría darse de la siguiente manera:

Mega Región 1: La Paz - Pando

El departamento de La Paz optó por el "No" a la Autonomía Departamental con un 73.44% de su población votante. Pando dijo "Sí" en un 57.70%. Juntar el "No" paceño y el "Sì" pandino es un punto de partida para integrar estos departamentos en un accionar común de desarrollo, con proyectos que están a la espera de esta unidad superior. Los territorios de La Paz y Pando están atravesados por el gran corredor Villcabamba - Amboró, donde el mundo aymara comienza a integrarse con las etnias Araonas y Lecos. No tiene sentido que La Paz y Pando continúen separados por el olvido. Esta Mega Región abarcaría una superficie de 197.812 kilómetros cuadrados con una población de 2'403.000 habitantes. Contendría 25 provincias con 90 secciones y municipios. Sus límites internacionales serían Brasil al norte, Perú al oeste y Chile.

Mega Región 2: Oruro, Cochabamba, Beni

Es éste uno de los corredores interoceánicos por excelencia. Entre Oruro y Cochabamba están pendientes proyectos que no pueden seguir postergados como la rehabilitación del desmantelado tren del valle al altiplano. Entre Cochabamba y Beni debe ser resuelto de una vez el centenario problema limítrofe en el Isidoro Sécure, que es un problema absurdo propio del decadente sistema departamentalizado; además es hora de concluir el camino de Villa Tunari a Trinidad, que sigue pendiente desde 1922. Entre Beni y Oruro hay lazos insospechados y nada menos económicos. Durante el auge del estaño, la ganadería beniana era la principal proveedora de carne para las pulperías de la Comibol; y a pesar de las falsas distancias, los Harasic de Oruro siguen siendo los mejores refinadores del chocolate mojeño. Esta Mega Región abarcaría una superficie de 322.783 kilómetros cuadrados con una población de 2'211.000 habitantes. Contendría 40 provincias con 97 secciones y municipios. Tendría fronteras internacionales con Brasil al noreste y Chile al sudoeste.

Mega Región 3: Santa Cruz

Por si sólo, el Departamento de Santa Cruz ya es una Mega Región que tiene la peculiaridad de su homogeneidad cultural y su territorio sólidamente indivisible, amen de su extensa superficie que es también la mayor de Bolivia. La Santa Cruz autonómica nutre al país con su pujanza y enriquece nuestra diversidad con su identidad regional bien construida. La Mega Región cruceña abarcaría su superficie actual de 370.621 kilómetros cuadrados con una población de 2'030.000 habitantes según el último Censo de Población. Contiene 15 provincias con 47 secciones y municipios. Los límites de su frontera exterior son Brasil al noreste y Paraguay al sur.

Mega Región 4: Potosí, Chuquisaca, Tarija

Bien llamada "el Sur Autonómico". Si esta Mega Región pudiera constituirse como merece, Bolivia tendría una proyección económica y cultural sin precedentes. El gas y el petróleo atraviesan esta franja sureña, que en vez de dividir a Tarija y Chuquisaca deben mancomunarlas. El Salar de Uyuni merece pertenecer a un territorio más grande que Potosí, y Potosí merece ser la capital administrativa de esta Mega Región que abarcaría una superficie de 207.365 kilómetros cuadrados con una población de 1'699.000 habitantes. Contendría 32 provincias con 77 secciones y municipios. Sus fronteras externas serían Chile al sudoeste, Argentina al sur y Paraguay al noreste.

llactacracia@yahoo.com

Otros artículos de Wilson García Mérida

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



8 * 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 9

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014