Miercoles 8 de abril del 2020
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2006-04-17 a horas: 14:01:43

¿Ha muerto Urbano Campos?

Wilson García Mérida

(Datos & Análisis).- Murió como vivió, dejándose llevar, sin aferrarse a nada, mucho menos al poder, a la fama o al dinero. Cuenta Freddy Espinoza, quien lo acompañó en su lecho de muerte, que cuando agonizaba en la sucia camilla de la Caja de Salud se negaba a decir su nombre y mucho menos a revelar que era periodista; no quería gozar de ningún privilegio ni siquiera en sus horas finales.

Wilson García Mérida

Es periodista. Reside en Cochabamba.

Contactos con el autor
close

Contacto con Wilson García Mérida




15 - 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Al promediar las 2:30 de la madrugada del domingo, Walter Gonzáles, el Itapallu, hizo sonar mi teléfono para comunicarme que nuestro entrañable Alfredo Medrano había fallecido víctima de una hemorragia interna en su sistema digestivo. Davichito, el hijo de Alfredo, acompañado por otros amigos la noche del sábado, logró sustraerlo de las insensibles fauces de la Caja Nacional de Salud, donde las gentes del pueblo agonizan abandonados en una sucia camilla, para llevarlo al Hospital Gastroenterológico en el afán de salvar su vida; pero tarde fue.

Con Chino Navarro y Jesús Rodríguez lloramos esta desolación frente a su ataúd casi solitario al comenzar una tarde dominical lluviosa y triste por antonomasia. Sara María, su compañera de toda la vida, lloraba como lloran las poetisas cuando pierden al maestro que las inspira. Y una sonrisa preñada de ternura afloró en mis labios cuando recordé, en ese instante de dolor, la anécdota que Alfredo solía contar para testimoniar cuánto amaba y admiraba a su mujer. Era una noche en que ambos retornaban a su domicilio de un acto donde Sara María fue homenajeada por su obra poética; subían las gradas y en un traspié la poetisa perdió un tacón de su zapato. Y Alfredo reaccionó de inmediato diciendo "Ya decía que tengo yo una mujer destacada".

La vida para Alfredo Medrano era una sucesión de bromas, unas veces agradable broma y otras broma de muy mal gusto. Ergo: también la muerte es un chiste, y hay que gozarla, cuando remedio no haya, ojos azules, no llores.

Cochabamba ha perdido un gran talento en pensamiento libertario y en obra prolífica de ensayista y narrador, que Alfredo Medrano, como hombre sabio que fue, supo plasmar en esa prosa diáfana y apasionada que leíamos en su columna de Los Tiempos, "Reflexiones bajo el molle", ilustrada por él mismo con los sutiles trazos de su otro yo dibujante llamado Scorpio; y en esa vasta producción bibliográfica que lo situó entre los mejores escritores bolivianos. Pero ante todo Alfredo era un periodista nato.

Tal cual se lo reproché tantas veces, acuso hoy nuevamente a Alfredo Medrano de ser el culpable directo de haberme, sin saberlo él, inducido a abrazar este oficio de periodista, del cual me enorgullezco por eso mismo. Todo empezó cuando llegó a mis manos, en mis tiempos de colegial, un viejo ejemplar de la revista Praxis que era dirigida en los años 60 por don Nivardo Paz. En ese añejo número leí la entrevista que un tal Alfredo Medrano había efectuado con Sergio Almaraz Paz. El reportaje era una pieza literaria insuperable en forma y contenido. Alfredo Medrano había estructurado esa entrevista al estilo de un cuento de Albert Camus, donde Almaraz aparece hablando acerca de la defensa de los recursos naturales y contra la estulticia de la política criolla así como hablaban los ángeles caídos de Anatole France. Fue gracias a esa lectura que me apasioné por Almaraz Paz y descubrí en la obra almaraciana las claves ocultas de un periodismo de investigación que todavía sigue siendo referente lejano para la prensa venal boliviana, que es la dominante inclusive en estos días de cambios que no cambian nada. Y no hallé otro mejor estilo de redacción que el desarrollado en los reportajes de Alfredo Medrano.

Cuando el doctor José Nogales me dio la oportunidad de incorporarme en la redacción de Los Tiempos, a fines de los 80, pude finalmente conocer al culpable de mi vocación periodística. Se hacía llamar Urbano Campos y lo encontré atrincherado debajo de los molles en vías de extinción, luchando como Quijote en pos su Dulcinea y defendiendo a unos indefensos árboles de aquellos depredadores molinos de viento hechos con asfalto y corrupción.

"La preservación de la ecología es un factor central en la defensa de la cultura nacional y de los recursos naturales del país", solía decirnos mientras libábamos la mejor chicha en Los Cantaritos, aquella institución tutelar de los cochabambinos donde tipos como Vargas Llosa o Galeano supieron calibrar lo bien que saben los locotos rellenos al son de unas cuecas en el piano de Delfín Sejas o el acordeón de Macario Pinto.

A Alfredo Medrano le debemos los cochabambinos la revalorización de nuestra cultura gastronómica y popular convertida hoy en una bien rentable red de ferias urbanas y rurales, que son una potencia comunitaria en los municipios de Cochabamba. Acompañado por Ramón Rocha Monrroy, Waldo Peña, Carlitos Heredia y otros periodistas que fuimos alentados en estas travesuras por Chechi Nogales, Alfredo Medrano fue líder de una revolución cultural en esta llacta y sería una injusticia no reconocerlo. Y fue por eso mismo que mediante un movimiento libertario que gestamos a comienzos de los noventa, lo promovimos como nuestro representante ante el Concejo Municipal y fue nuestro concejal, más honorable y transparente que ningún otro.

Murió como vivió, dejándose llevar, sin aferrarse a nada, mucho menos al poder, a la fama o al dinero. Cuenta Freddy Espinoza, quien lo acompañó en su lecho de muerte, que cuando agonizaba en la sucia camilla de la Caja de Salud se negaba a decir su nombre y mucho menos a revelar que era periodista; no quería gozar de ningún privilegio ni siquiera en sus horas finales.

Salve Alfredo Medrano, inolvidable Urbano Campos, sonriente Scorpio, moriste en cada uno de ellos para vivir por siempre en todos nosotros, tus discípulos libertarios; porque eres de los nuestros eternamente.

llactacracia@yahoo.com

Otros artículos de Wilson García Mérida

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



11 - 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 5

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014