Miercoles 18 de septiembre del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2005-03-08 a horas: 23:18:40

El Presidente tensionó más el clima político interfiriendo en la agenda congresal para imponer su Ley de Hidrocarburos. El MAS agudiza bloqueos y la renuncia está latente

¿Mesa dictador?

Wilson García Mérida

(Servicio Informativo Datos & Análisis).- "Mano dura, mano dura", es un estribillo que resonó insistentemente durante las manifestaciones que protagonizaron miles de ciudadanos en las principales ciudades del occidente boliviano respaldando al presidente Mesa. Las movilizaciones callejeras que exigen a los congresistas rechazar su renuncia han fortalecido la imagen pública del Presidente; pero además han definido la posición de este gobierno hacia una decidida opción de derecha ?con evidentes rasgos neo-populistas?, abiertamente enfrentada a los movimientos sociales cuyos líderes, desgastados en su proverbial sectarismo, comenzaron a perder terreno tras el agresivo viraje mesista.

Wilson García Mérida

Es periodista. Reside en Cochabamba.

Contactos con el autor
close

Contacto con Wilson García Mérida




9 * 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

La agresividad del Presidente renunciante se radicalizó en la víspera, cuando Mesa se dirigió personalmente al edificio del Banco Central donde se reunían los presidentes de las bancadas parlamentarias para definir la agenda del Congreso que trataría la carta de renuncia; Mesa mostró intransigencia al pretender definir la agenda congresal en función exclusiva al tratamiento de la Ley de Hidrocarburos proyectada por el Poder Ejecutivo, descartando cualquier otro proyecto. Amenazó con hacer irrevocable su renuncia si el Congreso no adopta ese proyecto de Ley que mantiene cierta flexibilidad impositiva con las compañías petroleras.

A raíz de la intransigencia presidencial que agudizó un potencial conflicto de poderes, la brigada parlamentaria del Movimiento Indígena Pachacuti (MIP) decidió romper aquella mesa donde se intentaba sentar las bases de un acuerdo nacional, anunciando que votará por la aceptación de la renuncia. "El Presidente está muy soberbio", dijo el diputado indígena Juan Gabriel Bautista al abandonar el edificio del Banco Central. El MAS, partido que se negó a co-gobernar con Mesa tal como proponía el senador Filemón Escóbar hasta antes del domingo, siguió ese camino de ruptura y anuncia que agudizará el bloqueo de caminos presionando por una Ley de Hidrocarburos que garantice ganancias paritarias entre el Estado y las transnacionales petroleras. En el Chapare ya existen 20 puntos de bloqueo según un reporte oficial.

¿Dictador mediático?

El discurso televisivo emitido por Mesa la noche del domingo anticipando su decisión de renunciar, suplió el uso de cualquier recurso de fuerza tradicional para frenar el ascenso de la lucha social. La retórica con que el Presidente se desmarcó de las solapadas influencias del MAS en su gobierno y apuntó a satanizar la figura del principal líder de oposición Evo Morales, fue una pieza maestra de oratoria. Mesa apeló eficientemente a su experiencia como comunicador social para desplegar mensajes que impactaron en los sectores urbanos y de clase media enardeciendo en gran escala una corriente anti-indígena y anti-bloqueos con consignas que circulan en las calles tales como "queremos paz y trabajo", algo muy afín al slogan electoral del ex dictador Banzer: "Orden Paz y Trabajo". Mesa pretende transferir los mecanismos coercitivos clásicos como el uso de fuerza policial y militar en las calles al espacio de la retórica televisiva, campo en el que resulta implacable.

Mesa, que hasta el domingo aún podía ser equiparado con el general Torres de la Asamblea del Pueblo en 1971 o con el Dr. Siles Zuazo de la UDP, se transformó a sí mismo en el émulo de Banzer del 71 (que puso "orden ante el caos y la anarquía") y Paz Estensoro del 85 (que desarticuló al movimiento obrero) sin disparar un sólo tiro; y en ello radica su diferenciación proclamada con relación a Sánchez de Lozada, quien cayó en medio de un baño de sangre en su intento de preservar el régimen neoliberal.

En esa estrategia, el Presidente esperaba no sólo el rechazo a su renuncia en la instancia congresal, sino incluso una virtual sumisión del Legislativo a las decisiones presidenciales (que no descartan la dictación de un Estado de Sitio constitucional), visión autoritaria que además de generar un conflicto de poderes, podría polarizar mucho más a la sociedad boliviana y evitar el Acuerdo Nacional que se espera como desenlace de esta coyuntura.

Otros artículos de Wilson García Mérida

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



6 * 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 3

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014