Miercoles 22 de enero del 2020
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2003-01-22 a horas: 10:39:33

El humo de cigarro y la contaminación ambiental

El humo de cigarro y la contaminación ambiental Albán Henríquez * Si se hiciera la pregunta: ¿Qué es necesario para ser feliz? Habría una gran diversidad de respuestas.

El humo de cigarro y la contaminación ambiental

Albán Henríquez * Si se hiciera la pregunta: ¿Qué es necesario para ser feliz? Habría una gran diversidad de respuestas.

Algunos pedirían bienes materiales, posesiones, dinero; otros pedirían poder o facultades divinas inalcanzables para el hombre en nuestra realidad cotidiana; otros quizás pedirían la realización de un sueño, un amor imposible, un milagro, salud, sabiduría; pero no faltarían quienes pidieran paz en la tierra, armonía entre los hombres, tranquilidad, complacencia con uno mismo, etc... Cuando hice esta pregunta en la editorial de Cubasolar se generó una extensa polémica.

Tengamos en cuenta un detalle muy importante: El hombre no vive sólo, vive en sociedad, es decir, que convive en una región determinada del planeta con otras personas como él y esto implica que debe existir contacto entre él y los otros dentro y fuera de su comunidad, desde las conexiones dentro de su grupo familiar, sus vecinos, su grupo de estudio o de trabajo, hasta las conexiones con el personal dedicado a atender al público como operadoras telefónicas, vendedores de todo tipo, dependientes de tiendas, cafeterías o restaurantes, conductores de ómnibus, aeromozas, ferromozas, taquilleras de cine o teatro, personal médico y paramédico, etc.

Estas conexiones están presentes en la vida cotidiana del ser humano, éste necesita convivir con otros seres humanos, necesita del otro para comunicarse, para que lo ayude, para que lo complemente, etc. Una convivencia sana debe basarse en el respeto al otro, que es también una forma de respeto al entorno. Hay muchas formas en las que se puede afectar al entorno, repercutiendo en la convivencia de las personas, algunas de ellas son: la contaminación auditiva (por exceso de ruido); la contaminación luminosa (por exceso de luz en grandes ciudades o zonas industriales); la contaminación atmosférica (por escape o expulsión de gases de industrias, automóviles y por el humo del cigarro); la contaminación de las aguas (por vertimientos o derrames), y la contaminación de la tierra (por uso de fertilizantes inorgánicos, acumulación de desechos químicos, radiactivos o no, y a través del manto freático).

Todas estas formas de contaminación ambiental se pueden ver también en caso de accidentes, guerras y desastres naturales.

En este artículo quiero hacer referencia al tabaquismo como una de las formas de contaminación del aire que afecta de manera considerable el bienestar físico, económico y psicológico del ser humano. El lector puede preguntarse si es esto realmente significativo. El hábito de fumar es una fuente contaminante muy grave, según estudios realizados, el35,79 % de la población cubana fuma.

Ahora piense en cuántos cigarros fuma al día y cuánto humo expulsa a la atmósfera cada una de esas personas. Suponga que se puede concentrar a ese 35,79 %, o sea, esas 3.936.900 personas en una ciudad dentro de una cúpula de cristal que la aísle del resto del mundo, sin industrias contaminantes ni autos de combustible y con un sistema de ventilación equivalente al de un local cerrado.

Suponga que usted está fuera de ella y la observa durante una semana. Seguramente al final de la semana se podrá ver cuán significativa es la contaminación causada por el humo del cigarro.

Así como una industria contaminante puede perjudicar el aire (o cualquier otro elemento del entorno) en un área considerable de la comunidad en que está enclavada o incluso excederse, un fumador puede contaminar el aire abarcando a las personas que se encuentren cerca de él.

Entonces un fumador podría representar a escala de grupo lo que una industria a escala social. Claro que esto depende de las características del lugar donde éste se encuentre fumando. Este hábito es más dañino cuando se practica en lugares cerrados.

Literalmente fumar quiere decir echar humo, aunque también se puede decir que se fuma cuando éste se inhala. Mientras el cigarro, pipa o tabaco esté encendido, aunque el fumador no inhale directamente, está respirando los gases resultantes de la combustión de la picadura y eso lo convierte en un fumador pasivo, al igual que los que en ese momento se encuentran al alcance del humo.

Este humo contiene gran cantidad de sustancias cancerígenas como el benceno, el polonio, el plomo, el monóxido de carbono, y otras sustancias que están mezcladas en el alquitrán (mezcla de gases que resulta de la combustión de la picadura del tabaco con el papel); esta es la razón fundamental por la que se considera al tabaquismo como un hábito muy perjudicial para la salud, no sólo la del fumador activo sino también, y con más peligrosidad, los fumadores pasivos.

Estudios han demostrado que el riesgo de cáncer es mayor en fumadores pasivos que en activos. El riesgo de cáncer de pulmón es siete veces mayor y el de afecciones cardiovasculares (bronquitis crónica y enfisema) se quintuplica en las personas que fuman.

Muchos fumadores mantienen un cigarro encendido largo rato sin llevárselo a la boca, mientras esto sucede ese cigarro y ese fumador están haciendo fumar de forma pasiva a todo animal, planta o persona que se encuentre cerca, incluso a él mismo.

En Cuba, salvo raras excepciones, todos somos fumadores; pasivos o activos, voluntarios o involuntarios en algún momento del día.

Creo que ha llegado el momento de hacer un llamado a todos esos fumadores que no respetan el derecho de otros a respirar un aire libre de nicotina, a aquellos que fuman cerca de niños pequeños, personas enfermas y, por qué no, personas sanas que no quieren fumar.

Un llamado a mantener la convivencia basada en la ética y el respeto ambiental, ya que el fumador no es una industria ni un vehículo, sino una persona individual con la capacidad de comprender la responsabilidad que tiene sobre la vida de los que le rodean, el deber que tiene de cuidar su entorno y el derecho que tiene a pedir ayuda para dejar el vicio, incluso su derecho a no dejarlo si no quiere, siempre que no moleste a otros cuando fume.

Ahora bien, si usted no es fumador activo, o sea, no inhala directamente de los cigarros, tabacos o pipas, dígame: ¿Le gusta que le ensucien el aire que respira, sabiendo las consecuencias que esto puede traer para su salud? ¿Va a permitir que alguien por puro placer viole su derecho a respirar un aire limpio? Usted está en todo su derecho a reclamar si se ensucia su aire.

Si en cambio usted es fumador activo y no quiere dejar su hábito, no convierta su lento suicidio en homicidio al envenenar un aire que es también de otros, respete el derecho ajeno, si va a fumar no lo haga en locales cerrados donde haya otras personas que no quieran fumar, ni en ómnibus u otro transporte colectivo, ni en aulas, ni en hospitales, policlínicos, o lugares que son para preservar la salud; puede hacerlo en lugares abiertos como parques, patios o en lugares privados como su casa, siempre que no moleste a otro habitante de la misma. Póngase en el lugar del que no quiere fumar ¿Le gustaría que le obligaran a hacer algo que no quiere?

Sabemos que el aire de las ciudades de nuestro planeta no está nada limpio y que no es sólo por culpa de los fumadores, en este caso ellos tendrían sólo un porcentaje de ésta, también están las industrias contaminantes y los vehículos de combustible entre otros factores, pero no es mi intención echarles la culpa sino hacer que comprendan que no viven solos en el mundo, que hay seres humanos con quienes conviven y que no quieren fumar.

No sólo se trata de los fumadores como personas, sino de las fábricas y vehículos que son el equivalente de los fumadores a una escala mayor y a quienes resulta más difícil hacer que "apaguen el cigarro".

No estamos en contra de los fumadores, sino del irrespeto al otro y del tabaquismo como hábito nocivo para la salud, no sólo del fumador sino de las personas que se encuentran cerca cuando fuma. Si se multiplica la cantidad de personas que fuman por el número de cigarrillos que consumen conociendo cuánto humo puede desprender cada cigarro, se constata que una parte considerable de la contaminación se debe al humo del cigarro.

Teniendo en cuenta todo esto, si a estas alturas nos replanteáramos la pregunta formulada al inicio podríamos responder que, entre otras cosas, para ser feliz se necesita convivir con los otros en paz, armonía y respeto, sin contaminar nuestra vida ni nuestras relaciones. Y en un final podríamos decir que merece la pena intentarlo.

* Red Solar: eyt.cubasolar.cu

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 + 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 7

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014